Disfutemos los pequeños regalos de amor cotidianos

La gente nos ama como puede, como sabe, como le sale.

Es tan efímero el tiempo aquí que estaría bueno que nos dejemos querer sin mas, sin tanta expectativa de «cómo debe ser» o «cómo queremos que nos quieran».

Si es un ser querido mas aún, porque cuando falte quizás tomemos cuenta que ese poco que nos dió y que no habíamos considerado válido en su momento, fue su mayor regalo hacia nosotros.

Cómo recibimos el amor no es un indicativo de si valemos o no para recibirlo o que valemos según cómo lo recibimos. Tampoco implica que nos banquemos destrato porque alguien no sabe como demostrarlo de otra manera.

Prestar atención cuando alguien nos habla o nos mira es un gesto de amor, escuchar sin ruido mental es amor, acompañarnos, sostener cuando alguien esta al limite, decir buen día, mirar a los ojos, o sonreír es un gesto de amor hacia un otro.

Somos valiosos y dign@s de ser amad@s tal cual somos mas allá del modo en que nos amen o cómo nos lo demuestren.

Comprendamos que la imposibilidad de otros para demostrarnos el amor como nosotros queremos no tiene que ver con si lo merecemos o no; y por sobre todo: tomemos lo poco o mucho que nos regalan porque cada cual da de lo que tiene, y algunas personas se aman muy poco o no saben como demostrar el amor, por lo tanto el «poco» para nosotr@s es un «mucho» para ell@s

Todos estamos haciendo lo que podemos con lo que sabemos, tengamos un poco de compasión para con los demás y para con nosotros mismos; pero por sobre todo amémonos tanto que lo que recibamos de los demás sean regalos extras por muy pequeños que estos sean.

Con todo mi amor ♥
Amir

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s